El Regreso

Al regresar Hernán Cortes a Tenochtitlan, busco su preciado oro, el cual se había perdido en la laguna, estuvo furioso, por lo cual empezó a matar a nuestra gente, lo que llevo a la caída de Tenochtitlan. Yo fui uno de los sobrevivientes, vi sufrir y morir a mi gente por sus “riquezas”.

Cuando ya no podía hacer nada más Hernán empezó a imponer su religión sobre nosotros, empezó la “Colonización”, como lo llamaban los españoles, destruyo nuestros templos y los reemplazo por los suyos, las iglesias, nos hizo adorar a su Dios. Fueron épocas demasiado difíciles para mi pueblo, fue algo que no pudimos superar y nuestros hijos crecieron con esa tormenta.

Anuncios

Un pensamiento en “El Regreso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s